Hacer un cambio de mentalidad hacia la abundancia

¡Hola! Comenzamos el mes de septiembre, uno de mis preferidos. Es una puerta de entrada al nuevo año y un momento perfecto para hacer un cambio de mentalidad hacia la abundancia.

Este, además, es un septiembre especial, la primera vez que en un nuevo curso nos amenaza una pandemia que nos obligará a reaprender y reciclarnos personal y profesionalmente. Como cualquier situación que nos coloca en un estado de incertidumbre, este cambio puede provocar vértigo, pero también podemos pensar en él como una oportunidad.

¿Qué es un cambio de mentalidad hacia la abundancia?

La abundancia comienza en el momento en el que ponemos el foco de nuestra intención y en el centro de nuestra vida aquello que más nos importa y con lo que disfrutamos. Hacer un cambio de mentalidad hacia la abundancia no es fácil y puede ser un proceso complejo y duro.

El estrés que provoca cambiar nuestro esquema de vida merecerá la pena si te ayuda a encaminarte hacia una vida más abundante, en la que las cosas que te apasionan ocupen un porcentaje de tiempo mayor.

Dar importancia a aquellas personas, aficiones o actividades que realmente te llenan comienza con identificar pequeños actos que te llevan a ellas en tu día a día. Por ejemplo, en 2012 mi vida universitaria me exigía prácticamente el 90% de mi tiempo.

En 2012 mi vida universitaria me exigía prácticamente el 90% de mi tiempo.

Trabajos para la universidad, exámenes de la carrera con largas jornadas de estudio o prácticas que me ocupaban las tardes. No todo era negativo por supuesto, disfrutaba mucho estudiando algunas asignaturas que realmente despertaban mi interés.

Justo esto me hizo darme cuenta de que la situación que vivía en ese momento no podía ser y no quería que fuese representativa del resto de mi vida. Las horas de trabajo debían permitirme tiempo libre para practicar deporte, pasear en la naturaleza, estar con mi pareja, mis amigos y desconectar con un libro.

Esto dio lugar a que identificase lo que yo llamé los grandes activos del día, dando lugar a lo que más tarde estructuré como mi método de emprendimiento consciente. Porque no podemos darle la espalda al trabajo. Debes tener tiempo para desarrollarte interiormente y para ello tus necesidades económicas deben quedar cubiertas. Quiero saber más.

Trabajar hacia un objetivo alineado con tus valores te hacen ser mejor persona

Volvamos a pensar en este septiembre transformador, diferente de los anteriores donde la situación actual puede exigirte digitalizar tu profesión para adaptarte. Debes preguntarte:

  • ¿Estoy listo profesionalmente para la digitalización?
  • ¿Es mi sector sencillo de digitalizar?
  • ¿Tengo las habilidades suficientes para hacerlo?

Estas son las principales barreras que en estos años como emprendedor y profesional de la digitalización he detectado entre clientes, amigos y amigas.

Todos somos buenos y buenas en algo y si disfrutamos del proceso tanto como para dedicar tiempo a aprender más, abrirnos a nuevos retos y superarnos tenemos mucho ganado.

Mi mayor preocupación siempre ha sido salir del círculo de trabajo->comprar horas de tiempo libre->volver a trabajar y construir un negocio escalable, que genere ingresos de la forma más automática posible y se apoye en unos ideales que resuenen conmigo.

Algo que he aconsejado y practicado personalmente es construir negocios desde dentro hacía afuera.

Mi mayor preocupación siempre ha sido salir del círculo de trabajo -> comprar horas de tiempo libre -> volver a trabajar

Esto quiere decir poner tus pasiones y valores antes que la ganancia material.

Busqué un modelo de negocio y un producto que promoviese mis propios ideales. Esto me llevo a buscar algo que debía cumplir con las siguientes características:

  • Negocios digitales y escalables.
  • Lo más pasivos posibles.
  • Que me permitan disponer de tiempo libre.
  • Con experiencia en el mercado probada.
  • Sostenible y respetuoso con el medio ambiente.
  • Que aporte valor a los demás y ayude a mejorar sus vidas.
  • Con posibilidad de obtener grandes ingresos.

Desde el momento que empecé a buscar, sabía que estaba en buen camino con esta decisión. Simplemente, dedicar horas buscando algo que me encaminase a mí y a personas como yo a cumplir sus objetivos justificaba y merecía todo el esfuerzo. Casi me lo planteaba como una forma de construir un mundo más acorde a mi valores, porque buscaba ayudar a crecer a personas que resonaran con ellos (más libres, conscientes, preocupados y responsable de cambios en temas serios).

Cuando creces desde tus pasiones, y tus objetivos incluyen generar abundancia, el trabajo es más gratificante y tiene mayor probabilidad de éxito.

Conclusión

¿Por qué te he contado todo esto? Quiero que veas cómo, al buscar desde mis valores, ha surgido esta iniciativa (Camino de Abundancia). Que es algo tangible y que, en la dirección que nosotros creemos correcta, aspira a tener un impacto positivo en el mundo.

Estamos en un momento en el que un cambio puede hacer que nuestra vida apunte y alcance lugares a los que no nos creíamos capaces de llegar, y además en un momento perfecto del año, con cambio de estación y comienzo “psicológico” del curso para hacer un cambio de mentalidad hacia la abundancia.

Un fuerte abrazo y espero que mis palabras te hayan inspirado o motivado a tomar acción en tu vida. Puedes contactarnos cuando quieras en redes sociales o en la página de contacto.

Juan.