Diferencia entre inversion y gasto

diferencia entre inversion y ahorro

¡Hola de nuevo! Hoy llegamos a un tema que me gusta especialmente y es la diferencia entre inversion y gasto. Parece un poco de primero de primaría de educación financiera, pero la mayoría de los adultos no saben diferenciar entre estos dos conceptos. Lo que hace que sus ahorros no crezcan o no sepan rentabilizarlos. 

No quiero entrar en aspectos concretos que son siempre muy repetidos en blogs o canales de emprendimiento (como por ejemplo, “comprar una vivienda, ahorro o gasto”). Aprenderemos una definición clara de ambos conceptos que nos permitirá dar una segunda vida a el dinero que tenemos debajo del colchón. 

1. Aprende a diferenciarlos.

¿Qué es un gasto?

Un gasto es una salida de capital, es decir, una pérdida de tu dinero para adquirir un objeto o servicio. Este objetivo o servicio adquirido puede ser de vital importancia para ti o para tu negocio, pero en ningún caso supondrá una recuperación de un porcentaje de lo gastado en el futuro. 

Es muy importante esta última frase. Cuando incurrimos en un gasto es dinero que se “pierde” en detrimento de obtener otro producto o servicio, pero no supondrá la vuelta de nuestro dinero en ningún formato.

¿Qué es una inversión?

Una inversión es un salida de capital que queda dispuesto para un tercero y que esperas que te devuelva cierta rentabilidad. A diferencia del gasto, una inversión no supondrá la compra de un bien o servicio. 

Cuando invertimos en una persona, una empresa o en alguna activo financiero (como acciones en bolsa) no obtendremos nada que no sea un porcentaje de beneficio por el dinero invertido. 

¿Cómo evitar confundirlas? Diferencia entre inversion y gasto

Ahora que sabemos que es un gasto y una inversión vamos a ver la mejor forma y la más práctica de trabajar con estos dos poderosos conceptos. 

En si mismas, estas dos palabras no tienen más valor que el de conocer un término más. Lo realmente valioso es la acción o actitud buscar inversiones para rentabilizar nuestro dinero, lo que generen abundancia, y evitar los gastos cuando no sean estrictamente necesarios. 

La acción de invertir supone poner nuestro dinero a trabajar para nosotros. Confiamos parte de nuestras ganancias a algún activo que nos devolverá, con mayor o menos riesgo, nuestro dinero multiplicado por un porcentaje. 

También podemos perder nuestro dinero, por supuesto, eso dependerá del riesgo de dicha inversión. Pero a medida que tenemos más experiencia iremos diferenciando entre las inversión buenas y las que no lo son tanto, lo que es realmente importante es que aprendamos a evitar los gatos. 

Un gasto es un pozo para tu dinero y tu economía, en el momento que introducíamos nuestro dinero en él nunca vuelve. Cualquier persona cuerda diría: “Pero si yo no gasto mi dinero en tonterías, solo en lo que necesito”, pero lo que esa persona no sabe es que el marketing, sobre todo el desleal, y el mercado capitalista busca mil y una formas diferentes para hacerte consumir y crear necesidades incluso cuando no las tienes. De ahí la importancia de este blog.

Veamos los principales errores conceptuales entre inversión y gasto que he comprobado entre varias personas adultas. 

¿Es el ahorro una inversión?

Aprende a rentabilizar tus ahorros y Diferencia entre inversion y gasto

Depende. Tener tu dinero inmovilizado en casa debajo el colchón u ordenado en tu armario no es una inversión. De hecho, cada año pierdes un poco de poder adquisitivo de esta forma (concretamente un 3% de media). 

Este es el efecto que tiene la inflación en nuestro ahorros cuando no los rentabilizamos. De media, cada año tu dinero pierde un 3% de su valor adquisitivo. Esto quiere decir que si una barra de pan costaba en 2020 un euro, se espera que este año aumente a 1,03€.

No debes tomarlo al pie de la letra porque seguramente tu panadero no cambie este año el precio el pan, pero la mayoría de los artículos de consumo regulado como la luz, el agua, los alquileres o tu sueldo crecen un 3% de media al año (recuerda, de media). 

Si tienes tu dinero en una cuenta corriente con una rentabilidad, por ejemplo, del 1% al año esto quiere decir que tu dinero esta perdiendo un 2% de valor al año (frente al 3% de la inflación tu ganas un 1%). Cuando lo tienes debajo del colchón lo pierde al completo. 

Entonces, ¿Cuál es el mejor lugar para guardar tus ahorros? Pues como siempre en este tipo de casos depende. Depende de la necesidad que tengas de hacer uso de ese dinero en el corto, medio o largo plazo, de la cantidad o de tu tolerancia al riesgo, ya que algunos productos que pueden ofrecerte tu banco u otras entidades puedes tener más o menos riesgo. 

Si tienes dinero ahorrado y no necesitas disponer de él al corto plazo existen varias formas de hacerlo a trabajar para ti. De más riesgo a menos riesgo: 

  • Puedes invertirlo en un proyecto que lleve a cabo otra persona y fijar una rentabilidad trimestral o anual. 
  • Invertirlo en un fondo de renta variable, es decir, en la bolsa.
  • Invertir en formación para ser tú quien crea un negocio nuevo o invierte en bolsa. 
  • Compra de letras del tesoro o deuda de países, otra opción financiera que puede ayudarte a rentabilizar tu negocio. 
  • Invertir en el negocio de una persona que ya este funcionando y quiera realizar una ampliación. 
  • Abrir un fondo de pensiones con una rentabilidad fija al mes. 

En este post no pretendo darte una respuesta a como gestionar tus ahorros. Como he dicho antes, eso depende de cada persona y de sus características en mayor o menor medida. 

Lo que quiero es que te quede claro que ahorrar poniendo tu dinero debajo del colchón no es invertir. Es guardar dinero y, como hemos visto, tu dinero pierde valor cada año. Así que busca la forma para que, al menos, ese dinero ahorrado crezca más que la inflación.

¿Es una oferta una inversión?

No, no lo es. Imagina que necesitas un móvil, llamas a Vodafone o Movistar para que te gestionen el cambio de móvil. Tú ya tienes tu dispositivo, pero estás pensando en cambiarlo aunque no te corre prisa y quizás todavía no tienes el dinero suficiente para hacerlo. Solo quieres informarte.

El o la comercial que te habla te informa de que existen una oferta, pero que solo tienes unos días para adquirirla. Gracias a esta oferta puedes adquirir tu teléfono con 100€ de descuento y piensas estoy invirtiendo con sensatez mi dinero, ahorro 100€ y tengo el equipo. 

Error. ¿Ese teléfono, televisor o monopatín va a repercutir en más dinero para ti? Pues entonces son es una inversión. Puede ser que te estés ahorrando 100€, pero esta es una de las medidas que el marketing utiliza para crearte una necesidad o una preocupación (la preocupación de no estar cogiendo la mejor opción, dejar pasar una oferta o la satisfacción de obtener el mejor trato posible).

Igual no era el momento aún, solo te estabas informando, pero han creado esta necesidad en ti. Por lo tanto no lo olvides, una oferta no es una inversión es un ahorro.

La mejor inversión inicial: formación.

Llegamos a uno de esos clichés que no por serlo deja de ser cierto. La mejor inversión que haces es la formación, ya que te permitirá aprender habilidades que te hagan una persona más valiosa o ganar más dinero. 

Pero la formación tiene una parte de riesgo que es proporcional a tu edad. Aunque nunca es tarde para formarse y yo soy el primero que lo hace aunque no sea por motivos profesionales (hace poco empecé un curso de profesor de Yoga aunque no piense ejercer de esta profesión, solo para divertirme) sí es cierto que quizás, a medida que nos hacemos más mayores, tengamos menos tiempo para rentabilizar esa formación. 

Pero para todas las personas de menos de 55 años que estén leyendo o escuchando estás lineas, te aconsejo que inviertas en ser más sabio, conocer más temas y aprender, sobretodo, a gestionar tu dinero de forma eficiente y a profundizar en la diferencia entre inversion y gasto.

La mejor inversión que debes tener siempre en cuenta: tu felicidad. 

No olvidemos que el dinero solo es un instrumento para adquirir algo que, por un motivo u otro, necesitamos o queremos. Puede un objeto, un servicio, una experiencia o tiempo, pero en si mismo el dinero no es un fin. 

Por eso te aconsejo que la inversión que realices siempre esté enfocada en adquirir felicidad para tu vida o para la de otras personas. Esto te llenará más que comprar cualquier objetivo y es la mejor inversión. 

Mi objeto preferido para conseguir felicidad es comprar tiempo.

Conclusión: 

Espero que como idea de fondo entiendas que invertir es poner a trabajar tu dinero para ti: para conseguir más tiempo, más felicidad o más dinero. Aprende a controlar tus gastos y no sucumbas a los gatos disfrazados de inversión. Lo más importante aprende la diferencia entre inversion y gasto, ya sea con este post o con cualquier otro.

El marketing y el capitalismo a veces mal utilizados pueden hacer que creamos que necesitamos objetos que realmente no queremos o que no van a traer ningún cambio significativo en nuestra vida. Debemos aprender a filtrar estos gastos para no vivir por encima de nuestras posibilidades, que es la peor actitud que puedes tener y la que mayores problemas te puede dar. 

Espero que te sea útil esta información y nos vemos en la siguiente publicación. Si te ha gustado, no olvides compartir y comentar. Por supuesto, visita la sección donde hablamos sobre una oportunidad de negocio que es una auténtica inversión.

Un fuerte abrazo, 

Juan.

P.D.: os dejo una charla sobre el ahorro, quizás no os haga pensar en la diferencia entre inversion y gasto pero al menos os dará una buena dosis de motivación. De la mano del gran GaryVee.